Privilegios fiscales de Panamá y posibles consecuencias para los españoles implicados

► El país dejó de ser un paraíso fiscal para España y la OCDE en 2011, ya que firmó un acuerdo de intercambio de datos y un convenio de doble imposición
► Panamá pedirá ayuda internacional para investigar las filtraciones de los «papeles»
¿Sabes qué es una sociedad ‘offshore’?
#PanamaPapers
#PanamaPapers

Redacción Central, 5 abril 2016 (CERES TV / AGENCIAS)

Hasta 200.000 empresas se han visto involucradas en la filtración de los «papeles de Panamá», una trama que involucra a líderes políticos, actores o futbolistas. Hacienda ya ha advertido que seguirá de cerca a los españoles incluidos en esta lista, aunque en principio su presencia no tiene porqué estar relacionada con una trama de fraude fiscal.

¿Qué es un paraíso fiscal?

Es un territorio con baja o nula fiscalidad y sin supervisión de las instituciones financieras. De esta forma se crean cuentas y sociedades que no tienen en cuenta los antecedentes de sus propietarios o administradores, a lo que se une que preservan absolutamente el secreto bancario: ni identifican a los clientes ni comunican las operaciones sospechosas, lo que facilita el blanqueo de capitales.


¿Panamá es un paraíso fiscal?

El país caribeño, antaño base de piratas y corsarios, entró en la lista negra de 48 paraísos fiscales que elaboró la OCDE en 2000, pero salió en 2011 al aumentar su transparencia fiscal. Algo parecido ocurrió con España. Panamá firmó entonces un acuerdo de intercambio de datos individuales con nuestro país y un convenio de doble imposición. Últimamente el país caribeño también salió de la “lista gris” elaborada por el Grupo de Acción Financiero Internacional (GAFI), encargado de la lucha contra el blanqueo de capitales, debido a sus avances en este terreno.

«La mayoría de la documentación obtenida revela que las sociedades “offshore” están ubicadas en territorios como las Islas Vírgenes Británicas, Bahamas, Seychelles,… que mantienen la consideración como paraísos fiscales y no en Panamá, con el que España ha firmado la cláusula de intercambio de información tributaria», señala Guillem Domingo, profesor de Economía de la Universidad Abierta de Cataluña.



¿Por qué hay tantas sociedades en el país?

Pese a la mayor transparencia, Panamá ofrece unos impuestos bajos, una ley flexible y continúa siendo un territorio con una elevada opacidad. “Constituir una sociedad ‘offshore’ en un territorio calificado como paraíso fiscal o de baja tributación es muy fácil. Muchos despachos de abogados ubicados en estos territorios son especialistas en la constitución y mantenimiento de estas estructuras. El coste económico de dichas estructuras es irrisorio con los beneficios que se consiguen con el uso de dichas sociedades offshore. Las sociedades ‘offshore’ son sociedades ubicadas en territorios calificados como paraísos fiscales. En general no realizan una actividad económica real. Junto a esta fiscalidad favorable, los territorios offshore se han caracterizado por amparar la confidencialidad de la información de sus clientes, ya sea mediante el uso de testaferros o de sociedades con títulos al portador”, considera Domingo.

¿Es ilegal tener cuentas o sociedades en Panamá?

No, el fraude se produce si no se declaran a Hacienda los bienes en el país y se evita así el pago de los impuestos correspondientes.

¿Qué puede hacer el Fisco?

Hacienda analiza ya la información que tiene de declaraciones de bienes en el exterior y la está comparando con lo publicado en los “papeles de Panamᔺ para comprobar si coincide y los posibles “vínculos” de los implicados con terceros. “Además el Fisco debe comprobar la veracidad de la información publicada”, señala Guillem Domingo. El acuerdo firmado con Panamá no contempla el intercambio masivo de datos: Hacienda solo puede requerir información de un contribuyente si estuviera justificado. El país puede negarse a colaborar esgrimiendo la ilegalidad de las pruebas obtenidas.


¿Y si Hacienda encuentra fraude?

Incumplir la obligación de declarar bienes en el exterior puede conllevar sanciones de hasta un 150% de la cuota ocultada. Si esta es superior a 120.000 euros se produce un delito fiscal, que puede tener responsabilidades penales para el implicado. Asimismo, la Audiencia Nacional ya ha abierto diligencias a los titulares o beneficiarios de las sociedades «offshore» para estudiar si hay indicios de delito de blanqueo de capitales.


Cómo funciona una “fábrica de sociedades”

hubinHu Bin, es un joven millonario que con 20 años mató a un peatón durante una carrera ilegal de coches en las calles de Hangzhou, como tenía mucha pasta recurrió a lo que en china llaman un Ding Zui, un doble que se presentó al juicio y va a la carcel por el autor real del delito. Sin duda un trabajo que requiere de bastante dedicación.

En Panamá a los Ding Zui los llaman de otra manera, testaferros. El ejemplo más claro es el de Leticia Montolla, una mileurista que figura a cargo de 10.967 empresas y que pone su nombre para ocultar los negocios de dudosa legalidad de sus clientes.

Ser un testaferro no es ilegal, no deja de ser una representacicón de otra persona para unos papeleos y tener una cuenta en Panamá tampoco es ilegal si la declaras a hacienda, así que si asumimos la presunción de inocencia de cualquiera que aparezca en los “Panamá Papers”, de todas maneras da que pensar que un españolito tenga que irse tan lejos para dejar sus dineros a salvo. A no ser que los quieras dejar a salvo de hacienda.

A continuación les ofrecemos una infografía en la que se explica cómo funciona “una fábrica de sociedades” y ‘quién es quién’ en los #PanamaPapers

#PanamaPapers

Primero tenemos al cliente, alguien que por alguna razón quiere abrir, sin que se sepa su identidad, una cuenta bancaria en un país con mucha manga ancha para los negocios y los impuestos. Antes estas cosas se hacían en Suiza o Andorra. Ahora ya no sirve de mucho.

Así que la mejor manera de lograrlo es acudir a un profesional de esas cosas, en este caso Mossack Fonseca, una firma de abogados presente en 33 países, 18 de los cuales son considerados paraísos fiscales. Como se dedican casi exclusivamente a esto y los clientes pagan bien y al contado, ofrecen una multitud de servicios. Bastantes más que los que te puede ofrecer la sucursal de tu banco. Tiene una gran cartera de sociedades ya constituidas, algunas con décadas de antigüedad y con un historial impecable, sociedades que vende a sus clientes y no levantan sospechas de la autoridades. Además las vende con directivos incluidos, en este caso personas como Leticia Montolla que se dedican exclusivamente a firmar las actas sin saber quienes son los dueños reales y a qué se dedican. Es lo que se llama una sociedad “offshore”. Hay que reconocer que hacer negocios en Panamá es muy sencillo y barato, crear una empresa cuesta menos de 300€.



El beneficiario abre las cuentas a nombre de las sociedades creadas por Mossack Fonseca según el gusto del cliente. Y el cliente ya tiene una sociedad con la que operar anónimamente y una cuenta bancaria en un país que pregunta poco y cobra menos. Así de fácil. Da igual a lo que te dediques, nadie te lo va a preguntar ni tienes que justificar los ingresos.

Lo más importante es el secreto, que nadie sepa quién está detrás de cada compañía y de donde proceden sus ingresos. Si no hay secreto, no hay paraiso. Y en este mundo conectado, cada vez es más complicado mantener algo oculto como ha sido el caso de Mossack Fonseca en donde presuntamente un hacker ha extraído más de 11 millones de documentos confidenciales. Recordemos que esto no es la primera vez que ocurre, hace años un informático del banco HSBC desveló los secretos de más de 130.000 evasores fiscales (la famosa lista Falciani). Mucho nos queda por saber sobre estas filtraciones pero creo que un tuit del propio Fonseca de hace un año, dice bastante.

 

Panamá pedirá ayuda internacional para investigar las filtraciones de los “papeles”

El Ministerio Público panameño ha anunciado este lunes que pedirá ayuda internacional para el proceso penal que adelanta tras la filtración masiva de documentos que relacionan a una firma de abogados panameña en la creación de empresas «fantasmas» para que grandes fortunas evadan el fisco.

La Fiscalía General señaló que en vista de la “complejidad y extensión sin precedentes de la información que ha sido expuesta a nivel internacional”, aplicará todos los instrumentos y técnicas de investigación a su alcance “a fin de agotar la investigación y exigir la responsabilidad penal correspondiente”.

Destacó que dará diligencia a “todos los requerimientos de cooperación internacional, utilizando también este instrumento de investigación, para obtener la información de otras jurisdicciones, que nos permitan cumplir con los objetivos legales del proceso”.

“Lo anterior, viene a reforzar el compromiso institucional del Ministerio Público (MP) en la lucha contra el Blanqueo de Capitales y sus efectos transnacionales, de acuerdo con el marco constitucional y legal de la República de Panamá”, remarcó la entidad judicial.

El MP reiteró que lo descrito en las publicaciones de medios de comunicación nacionales e internacionales sobre la filtración de los “papeles de Panamá”, será objeto de una investigación penal para comprobar si se cometió algún delito en el país y descubrir a los autores o partícipes.

Varios medios internacionales agrupados en el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) desvelaron el domingo que personalidades de todo el mundo, entre ellas 12 jefes de Estado, contrataron los servicios del bufete panameño Mossack Fonseca para crear sociedades ‘offshore’ y gestionar su patrimonio al margen del fisco.