Muere una de las menores herida grave en el accidente del Rally de A Coruña

Piloto y copiloto están en manos de psicólogos y han pasado sin problemas los controles de alcoholemia y drogas
De las cuatro mujeres fallecidas en el trágico percance, dos estaban a punto de dar a luz

Madrid |


La muerte de una menor ingresada en la unidad de cuidados intensivos del Complexo Hospitalario Universitario coruñés ha elevado a siete los fallecidos en accidente que se produjo en el Rally de A Coruña este sábado.

El fallecimiento ha ocurrido pasadas las 22.00 horas. Los dos menores que permanecían en observación han sido dados de alta este domingo, de forma que, de los cuatro iniciales, permanece solo uno en la UCI.

Este mediodía, José Luis Fernández, alcalde de Carral, comentaba que el piloto del coche que arrolló a una veintena de personas y ha causado la muerte a siete de ellas en el Rally de A Coruña está “destrozado” por lo sucedido en el accidente, en el que “no supo lo que hizo hasta que se bajó del coche”. Así lo ha aseguraba el primer edil tras participar visiblemente emocionado en la lectura de una declaración institucional en memoria de las víctimas.

NEGATIVO DE ALCOHOLEMIA Y DROGAS

“Todavía es pronto para saber si son responsables del accidente o si el siniestro se produjo por una causa ajena a su voluntad o por circunstancias que ellos no pudieron controlar”. El teniente coronel Francisco Javier Molano, jefe del sector de Tráfico de A Coruña, ha insistido este domingo en que la investigación sigue su curso y que tanto el piloto, Sergio Tabeayo, de Carral, como su copiloto, Luis Miguel Prego, de Cerceda, están en manos de los psicólogos y aún no han empezado a declarar. Lo que sí se ha filtrado es el hecho de que tanto Tabeayo como Prego han pasado “sin problemas” los controles de alcoholemia y drogas. Ambos resultaron ilesos en el accidente.

El accidente, que ha conmocionado al mundo del deporte español al ser uno de los más graves de su historia, provocó en el momento la muerte de seis personas, dos hombres y cuatro mujeres, entre ellas una niña y dos mujeres en avanzado estado de gestación, así como 16 heridos.

Galicia y toda España aún está perpleja ante el tremendo accidente que se produjo ayer, sobre las 19.58 horas de la tarde, en uno de los últimos tramos del Rally de A Coruña, entre los concellos de Cerceda y Carral, cuando el Peugeot 206 XS de Tabeayo y Prego se salió de la calzada en un tramo recto, cuesta abajo, entre dos curvas de derechas, una de ellas, muy cerrada, que el coche no llegó a tomar. Todo ello en las inmediaciones de la iglesia de Santo Estero de Paleo. El coche, que se desequilibró, tal vez, al remontar un pequeño peralte, dio varias vueltas de campana y arrolló a un grupo de aficionados, que estaban fuera de la carretera, en la parte derecha de esa curva.

UN LUGAR TEÓRICAMENTE SEGURO

“Sé que todo el mundo hablará de la peligrosidad de los rallis e, incluso, de la imprudencia de los espectadores, pero puedo asegurar que si yo hubiese ido con mis hijos allí, me hubiera puesto en ese lugar, considerado muy seguro por los organizadores”, declaró José Luis Fernández Mouriño, alcalde de Carral, a la cadena SER. “Todo estaba correcto, todo era correcto, ha sido un accidente de pura mala suerte”, insistió el teniente coronal Molano, que aseguró que sus unidades repasaron todo el tramo antes de que empezase el rali.

De los seis fallecidos, las dos mujeres que estaban embarazadas estaban a punto de dar a luz, tanto que una de ellas tenía previsto parir esta misma semana. El marido de esta mujer es uno de los cuatro hombres muertos en el incidente.

Hacia más de diez años que A Coruña no albergaba un rally y este pertenecía al campeonato gallego. El accidente ocurrió en la tercera pasada del último tramo y la prueba, organizada por la escudería One Seven, iba a ser ganada (quedó suspendida en el acto) por Iván Ares.