Isabel Pantoja sale de permiso y espera no volver a la cárcel

► La tonadillera disfruta de seis días de libertad que pueden coincidir con la decisión del tribunal de hacer efectivo el tercer grado
| CERES TV / AGENCIAS
La tonadillera disfrutará de seis días en libertad en el cuarto permiso ordinario que se le concede desde que el 21 de noviembre de 2014 entró a la cárcel
Isabel Pantoja ha abandonado este lunes la cárcel sevillana de Alcalá de Guadaíra para disfrutar de su cuarto permiso penitenciario, el último antes de que quedar en semilibertad. El tercer grado fue autorizado por la Audiencia de Málaga el pasado viernes, poco después de que la cantante haya rebasado la mitad de su condena a dos años por blanquear dinero del exalcalde de Marbella Julián Muñoz.

Pantoja ha salido del penal sobre el mediodía y en la puerta la esperaba su hermano Agustín, como ha sido habitual en cada permiso ordinario del que ha disfrutado desde que ingresó en prisión el 21 de noviembre de 2014. Agustín Pantoja, antes de coger el coche y dirigirse previsiblemente hacia la finca familiar de Cantora, en la provincia de Cádiz, ha cargado en el vehículo unas cinco bolsas de viajes, informa Europa Press. La artista iba con sus características gafas de sol y se abrigaba con un chal sobre los hombros.

La nueva clasificación en tercer grado de la cantante es cuestión de días y podría estar lista antes de que termine este nuevo permiso ordinario, que es de seis días. Tras la resolución de la Sección Segunda de la Audiencia de Málaga, la misma que la juzgó y sentenció por lavar dinero de origen ilícito de Julián Muñoz, la junta de tratamiento de la cárcel debe reunirse para tramitar la progresión de grado, algo que podría ocurrir el próximo jueves (es el día habitual en que se celebran semanalmente estas reuniones).

La junta de tratamiento debe decidir la modalidad de semilibertad, que tendrá que contar con el visto bueno de Instituciones Penitenciarias: la artista podría acudir a un centro de reinserción solo para dormir entre lunes y jueves, con los fines de semana libres; o quedar en libertad vigilada.

Pantoja ha satisfecho ya más de la mitad de su condena, aspecto tenido en cuenta por el tribunal para autorizar su progresión de grado. Tiene “buen comportamiento” en el penal desde que entró, ha experimentado una “buena evolución personal” y ha hecho un “correcto uso de los permisos penitenciarios. Además de sus salidas ordinarias, en verano contó con una autorización extraordinaria de 20 días por enfermedad, periodo de tiempo que pasó hospitalizada en un centro de Sevilla.

Un requisito “absolutamente esencial” para concederle el tercer grado ha sido que Pantoja ha asumido “la responsabilidad del delito”, tal y como han constatado los profesionales de la prisión en un informe. Cuenta, además, con “apoyo familiar”, posee ingresos de su actividad artística y está haciendo frente puntualmente al pago de la multa por blanqueo impuesta por la Audiencia de Málaga, de 1,14 millones de euros.

A falta de que se cumplan estos trámites pendientes, Pantoja podría haber pisado este lunes su celda de la prisión de Alcalá de Guadaíra por última vez.